Bocetos 2020/21

Nov 25, 2020

Monumento Mayor

Desde la Falla Valle Laguar Padre Ferris hemos pensado en homenajear este año a José Antonio Labordeta, para conmemorar el décimo año de su fallecimiento. Creemos que un personaje público tan relevante y tan influyente en varios ámbitos es merecedor de ser reconocido y conocido sobre todo por las nuevas generaciones, para hacer que su recuerdo
perdure en los años venideros. Nuestro proyecto actual se compone de un busto de José Antonio como monumento principal levantado del suelo mediante dos peanas, mostrando sus manos y el apellido LABORDETA en letras 3D:

Cantautor y poeta lo serás tú

Surge esta falla fruto de la admiración y el reconocimiento justo cuando se cumplirán 10 años
de su muerte en 2020 cuando se plante esta falla.
Nace en 1935 en esa comunidad vecina que es Aragón. Licenciado en filosofía y letras, profesor de instituto de unos alumnos realmente afortunados. Escritor, poeta, cantautor, periodista y político donde destacó y lo seguiría haciendo entre tanta mediocridad, llegando a decir literalmente que: “La política es una madrastra sin entrañas”. Hizo de todo y todo lo hizo bien.
Pero sobre todo, un hombre autentico, un tipo honesto, comprometido con la sociedad que
le tocó vivir y en especial con los más débiles. Consciente de tantos pueblos que iban
quedando abandonados, luchó siempre por ese bien tan preciado que no es otro que el de las
propias gentes que por circunstancias tienen que abandonar su tierra, siempre con el deseo
que algún día pudieran regresar.
Se le conoce también de forma entrañable como “El abuelo”, posiblemente el zaragozano
más importante del siglo XX. No es otro que José Antonio Labordeta.
Merecedor de la medalla al mérito al trabajo por una conducta útil y ejemplar, así como de
otros muchos reconocimientos como Doctor honoris causa por la Universidad de Zaragoza
etc.
En 2006 le tocó afrontar una dura enfermedad y lo hizo con ese sentido del humor ácido y
caustico que le caracterizaron también en toda su obra.
Seguro que muchos le recordarán por aquel programa de TV “Un país en la mochila” o por
aquella intervención en el Congreso de los diputados donde quedó demostrado que hay una
línea muy fina que separa respirar hondo y mandarlo todo a la mierda cuando no pudo
contenerse y soltó aquella famosa frase de: “A la mierda, joder…”
Pero ante todo, un grandísimo cantautor con temas como “Aragón” que se convirtió casi en
un himno para esta tierra en (1974) o “Canto a la libertad” en (1975) que es reconocida a
nivel internacional por la lucha de las libertades e incluso llego a ser propuesta para ser
adoptada como himno de Aragón.
Una falla que deja abierta la posibilidad de fusionar su música y sus letras como un elemento
más de la propia falla versionando sus canciones en un espacio reservado para ello.
Sirva pues esta falla para recordar su figura y su legado. Como agradecimiento de quienes le
admiramos y a quien tanto se le debe y echa de menos. Y sirva también para acerca a los más
jóvenes la figura de este hombre que tenía frases como: “Con lo humildes que somos, a la
hora de las hostias, todas para nosotros”.

Va por ti Labordeta!

Pedro M. Rodríguez Marín

Monumento Infantil

“Les falles…un art Març-ial”

Si las fallas son como se dice un arte y se culminan como todo el mundo sabe en el mes de Marzo, bien podemos decir entonces que son otra modalidad de artes març-ciales. De esta forma tan metafórica aparecen unos supuestos artistas falleros que van vestidos de karatecas siempre en la lucha constante por mantener vivo este oficio.
Uno de estos karatecas lleva en sus manos dos brochas atadas entre si con una cadena a
modo de unos luchacus, otro trata de medir con la pierna en alto que la falla no se pase
de medidas (sobre todo a razón del presupuesto) y un tercero que llevará alguna
herramienta como puede ser un martillo ya que como sabéis la carpintería fue una parte
muy importante en los inicios de este oficio.
Precisamente por ello los tres se sujetarán en un entramado de palos que simula ser el
típico caballete de falla que hace que estas se sostengan en pie.
En la fallita veremos también una escena con el típico carpintero junto a su sierra
circular donde se cortan lo que llamamos dogas y cabirones, creando el ambiente de una
carpintería.
Y dado el aire oriental podremos ver como un cocinero chino ha cocinado con las
maderas que sobran de los talleres tres modalidades de paellas bien distintas; por un
lado la de pollo, también como no, la de marisco y siendo chino no podía faltar la de
dragoncitos.
Mientras tanto otro chino se dispone a darle al gón…un gon que es precisamente una
paella que han colgado para que suene.
También aparecerá en la falla un valenciano vestido de torrentí en la misma posición
que estaba el protagonista de la película carate kid cuando hacía la postura de la grulla
para así aumentar su poder mental y en este caso que le ayude a conseguir una medalla
de esas que reparte junta y que tanto les gusta a los falleros.
No puede faltar por supuesto la figura del Sensei (el maestro), en definitiva la falla trata
de encontrar un paralelismo del mundo de las fallas con lo que de verdad son las artes
marciales de una forma divertida.

Pedro M. Rodríguez Marín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *